"Tu no me pides unas migajas,
sino toda mi existencia"

Hno. Roger

¿QUÉ HACEMOS?

viajamos con la misión

En nuestra experiencia está que cuando viajamos de la mano de la Iglesia, allí donde vamos nos espera un hogar. Por eso, nuestra propuesta se cobija bajo el apostolado que la Iglesia lleva a cabo en cada uno de los lugares que visitamos. Toda nuestra misión fuera de España se organiza siguiendo los pasos de las Misioneras de la Caridad, y en el caso de Valencia, España, a los pies del convento de Iesu Communio, colaboramos con la Parroquia de San Bartolomé (en Godella).

Equilibramos misión y oración

El grito “Tengo sed” de Jesús que en su día invitó a Sta. Teresa de Calcuta a ponerse en camino, es el mismo que nos alienta a nosotros a dejar nuestros planes de verano por la misión. Somos conscientes de que este “amor en acción” nunca sería posible si toda nuestra vida no se ordenase en Él. Por eso, durante las misiones, cuidamos mucho los  momentos de oración, es ahí donde se nos enseña a vivir las cosas: “con una gran sonrisa, el manto que todo lo cubre”, que todo lo sana.

"compartires"

¿Os habéis preguntado por qué Jesús “los mandó de dos en dos”?: Para que viesen como se amaban, para nosotros es muy importante poder ver que “es Cristo que pasa”. Ver al Señor en los demás es lo que alimenta nuestra fe, nos hace desear responder con más fuerza. Su sed, se convierte en la nuestra. Por eso, siempre buscamos momentos en los que compartir con los demás cómo estamos viviendo la misión: Estamos llamados a amar y ser amados, y para eso necesitamos escucharnos.

TESTIMONIOS

Me apunté a la misión con ganas de tener una experiencia diferente, tenía ganas de dedicar una parte de mi verano a encontrarme con Dios. Cuando vi el Sari de una sister de espaldas en el póster, me atrajo muchísimo… pero era noviembre, todavía quedaban muchos meses y no estaba convencida del todo. Hasta que se lo conté a una amiga de Sevilla y a mi hermana y nos apuntamos las tres.

Cuando llegamos allí, me quedé en shock…eran personas muy diferentes, pequeñas y deformadas. Sin embargo, no tardé en darme cuenta del milagro que eran aquellas personas. A medida que iban pasando los días veía sonrisas, sonrisas nuevas y diferentes. Fue durante uno de los rosarios cuando entendí de dónde venían esas sonrisas. Son felices porque han sido amados, y tienen la certeza de que el amor existe gracias a los cuidados, y atenciones que las misioneras de la caridad emplean en sus “hijos”

           Lourdes Madero

La misión en Albania ha sido una de las experiencias más felices de toda mi vida. Allí he podido encontrarme más cerca que nunca del Señor a través de las sisters, el grupo de misioneros que íbamos, los ancianos, los niños… Con sus sonrisas y sus miradas llenas de cariño y ternura he sentido el amor de Cristo. Los ratos de oración en la capilla, en los que sentía que solo estábamos Él y yo, eran mi momento de descansar y cargar las pilas para estar con energía y alegría el resto del día. Porque el motor y la alegría que me movían cada día era hacer todo por y para el Señor. Me llevo un montón de momentos y recuerdos de los cuales me resulta imposible elegir uno.

Pero sobre todo me quedo con el maravilloso grupo de misioneros que me han acompañado, y que gracias a su cercanía y a las experiencias que hemos compartido allí, me han ayudado a vivir de forma tan intensa y feliz estos 17 días de misión en Albania.

           Patricia Montero

Este año, la misión de Rumanía ha sido todo un regalo y no tengo palabras para expresar todo lo que el Señor me ha dado a lo largo de los 17 días que estuve con las sisters de Chitila (…). Utilizando la misión del año anterior como vara de medir, mi idea era replicar este año lo vivido el anterior. Que ingenuo de mí, el que conoce a las sisters sabe que no tienen calendarios establecidos y nada sale como uno lo espera. Fueron pasando los días y no estaba haciendo nada de lo que tenía pensado. Me fui frustrando poco a poco, así que empecé a intentar forzar la situación para hacer mi plan, pero me dí cuenta de que así, solo me hacía más daño.

Fue en ese momento cuando el Sacerdote dijo: “la voluntad del Señor es lo que tienes delante en cada momento”. Para mí, fue una revelación y del día a la mañana cambié el chip y empecé a recibir con agrado cualquier cosa que ponía delante. Esta vez, el Señor tenía otros planes y durante los últimos tres días, todas esas cosas que deseaba hacer se fueron cumpliendo.

           Pablo García-Herraiz

La misión popular fue para mi una gran oportunidad para acercarme al Señor y ser consciente de muchas de las formas que tiene de acercarse a nosotros y de obrar en los demás a través de cada uno. Si me preguntasen, no sabría escoger en qué parte de la misión noté más esto; en el trato con las monjas de Iesu Communio, en el cariño con el que nos acogió la gente del pueblo así como el grupo de jóvenes, acudir a la entrada de una de las chicas de nuestro grupo en Iesu o ver las amistades entabladas durante esta semana cerca del Señor. 

Lo que sí que tengo claro, son las cosas que me ayudaron a vivir esta semana de forma especial: la adoración todas las mañanas, los ratos de compartir, que te ayudan a saber cómo vive las cosas el resto de misioneros. Me ayudó, el “lema” de la misión: “no deis de lo que os sobra, dad el corazón”, que te impulsa a vivir el dia por los demás, a entregarte como Jesús se entrega a nosotros y a agradecer a Dios todo lo que hace por y para cada uno de nosotros

           Beatriz Romero

CONÓCENOS...

Te dejamos unos vídeos de las misiones de otros años...

¿qUIERES SABER MÁS?

¡Rellena nuestro formulario para ponerte en contacto con nosotros!